Wednesday, August 13, 2008

Una disposción a observar: aprender y conocer.

Hoy partiré diciendo que hay tanto que aprender del rechazo, que apoyo el pensamiento de pasarlo mal, para vivir bien.
Uds. me dirán que soy un loco, y bueno, en parte lo estoy, pero no es alusivo a la trama de hoy. Yo apoyo esta moción, debido al hecho, que cuando uno esta herrando, y toma conciencia del error, uno comienza a aprender, tomar cartas en el asunto y tratar de no cometer el mismo error otra vez, es sinónimo de aprendizaje, y con este viene la plenitud que tantos seres humanos intentamos alcanzar día a día, y no digo llegar a esta, sino que acercarse, pues como todo termino nacido de las lenguas romances, son en su gran mayoría un abstracto que en la practica del diario vivir no existen, pero siempre están latentes como patrón de comparación entre unos y otros.
La ausencia, aunque suene redundante, nos muestra la falta de algo, y he ahí su gran valor, pues como seres vivos y racionales que somos, es mediante una ausencia que nos damos cuenta de lo que queremos, lo que nos quita el sueño, y que se quiere obtener en un plazo futuro. Ahora si vemos por otro lado, un triunfo, sin haber perdido nunca, puede ser que de error se llegue a este, y que uno valla anulando al otro que viene detrás. El caso mas notable es lo que se dice suerte de principiante, uno erra tanto que de partida desconcierta y además una pifia, corrige la otra, y por lo general el principiante le gana a uno un poco mas avanzado.
Teniendo en cuenta nuestro sentido racional de ir aprendiendo con nuestras perdidas, como ya dije, vamos alcanzando un camino hacia la plenitud, pues incluso con esto logramos dos cosas que nos son tan esquivas como sociedad, una de ellas es tener una medida largo placista, que se va ajustando al corto plazo; y además obtenemos una visión positiva y optimista sobre la vida, pues nos abrimos a la posibilidad de perder en algo, pero a esto le queremos sacar provecho, y mejorar.
¿Cómo mejorar? Sencillo. Abriendo los sentidos a la realidad, no bloquearnos con mecanismos de defensa que nos obstruyan un camino hacia alguna verdad (sea del tipo que sea), pues si estamos dispuestos a usar todos nuestros sentidos, ocupamos el arma mas poderosa que tenemos , y que es una de las herramientas principales de trabajo para los oficios de la arquitectura y el diseño, y no es ni mas ni menos que la observación, pues con esta volvemos a ver el mundo, aprendemos de el, y estamos dispuesto a aceptar que las cosas pueden cambiar, pero eso no implica dejarlas pasar, sino que estar atento, ver el cambio, modelarlo, y traducirlo al lenguaje que queramos ocupar para sacar provecho a la situación en la que estamos; con esto introducimos el concepto de una introspección analizadora, pues ganemos o perdamos vamos a querer mejorar, pensaremos y re-pensaremos los actos hechos y por hacer, para ver los pros y los contras. Al comienzo puede que cueste, pero como todo en esta vida, si uno es constante, uno se mimetiza con el proceso, y este se vuelve parte de nosotros, toma un nivel inconsciente y muy fuerte de nosotros.
Abriéndonos paso a esto, les hago la siguiente pregunta y los invito a pensar lo siguiente:

Ayer viendo una película que se llama "away from her" (recomendada 100%) asimile dos lecciones, y son las siguientes:

-La gente pide demasiado, quiere enamorarse todos los días: lo cual no es posible, porque a mi punto de vista, nos hace perder el sentido de aventura y emoción por lo desconocido, y además resta valor al acto fugaz y valedero de sentir amor; pues como la felicidad, estos son instantes muy fuertes, que llenan de un sentimiento positivo. Y si esperamos que sea así todos los días, ¿esto no perdería valor? Ojo, no digo que uno no pueda estar enamorado por un buen tiempo, pero sentirse así, creo q es algo bastante exento de realidad, que por lo demás hace que se pierdan muchas etapas de la vida, pues enamorarse es conocer algo nuevo y eso es digno de la adolescencia, ¿y acaso queremos ser siempre jóvenes? La verdad es que por muy emocionante que suene, en algún momento hay que avanzar, sino pierde sentido; al igual que la vida sin muerte no nos haría valorar esta, pues seria eterna.

-El amor es un gesto hacia el otro, no hacia uno mismo: El amor hacia uno mismo es una condición mínima para ser feliz, pues si no nos amamos, no nos respetamos, y por ende no nos hacemos valer como personas. Pero a lo que quiero ir en este punto, es que cuando uno es capaz de amar, uno llega incluso a anteponer sentimientos propios, con tal que la otra persona sea feliz, pues si llegamos a hacer eso, lo amamos como a nosotros mismos, queremos que dicha felicidad interna se externalize. Esto cuesta demasiado, y creo que es solo un proceso que se da con el tiempo y una base sólida, pues es raro amar de inmediato, si se hace esto por lo general va acompañado de cargas personales y la presión de sentir este sentimiento, pues aunque le rompa la ilusión a muchas personas, uno no puede amar de inmediato, pues no conoce a la otra persona, no sabe nada de ella, y si llega a sentir amor, entonces es una necesidad sentimental.

Les recomiendo ver la película, intenten aprender de ella, pues el buen cine, muestra vida, y es bastante óptimo aprender de otros también. La vida es una y es corta, aprovechémosla, seamos felices como unas lombrices.

Saludos.

1 comment:

goN-H said...

fueron a verla = D:

uta quería verla

será

me la consigo después y la disfruto
de = manera

salu2