Tuesday, January 13, 2009

Una simple hoja

Si puedes entender el movimiento de una hoja al ritmo del viento, estarás un paso más cerca de entenderme, pues este es un proceso tan natural como la vida misma, un elemento libre, unido a un conjunto de ramas, pero que al entrar en contacto con estímulos externos, se mueve con cierta autonomía ante el resto de las otras hojas, y si bien, le es imposible titilar una total libertad, entra en comunión y se llega un momento en que esta se separará del resto de las hojas.
Y al igual que la hoja, cuando está expuesta a los diversos cambios de estación, uno debe poder sobrevivir cada uno de ellos para no ser marchitados, pues es el invierno puede ser muy duro y doloroso, que incluso puede comprometer nuestra existencia con ese frio agotador y desgarrador de vida y alma.
Gracias a poder sobrevivir al duro invierno llega la primavera, llena de flores, otra vez las hojas vuelven a salir y juegan como niños en un patio de colegio, siguen verdes y preparándose para ese espectáculo de colores que nos brindarán nuestras amigas de la misma especie.
Una vez pasada nuestra etapa en verde, y agarrado el color, estamos listos para disfrutar nuestra mejor etapa, estamos en verano y a pesar del insoportable calor, recibimos el agua y el rocío que nos brinda la noche para existir, lo cual nos entrega toda la vida necesaria para mostrar nuestra mejor cara, afrontar lo mejor posible a la vida que tanto nos ha costado y que ahora nos da calma, belleza y tranquilidad.
Pero nada es para siempre, por lo que tan solo nos queda bajar de nuestra cúspide para volver a marchitar y volver a prepararnos para otro otoño horrible, que nos terminara desgarrando y afectando, nos tirará al suelo y nos hará pasar a otro crudo invierno, en el cual solo sobreviviremos con la esperanza de que pronto llegará otra primavera de la vida, en donde el viento soplará y volveremos a movernos con movimientos de alegría y calma, pues ha pasado la tormenta en nuestras vidas…
Si puedes entender el movimiento de una hoja al ritmo del viento, estarás un paso más cerca de entenderme, y también de entenderte a ti, a él, a ella, a todas esas hojas que conforman y hacen la vida….
Si puedes entender el movimiento de una hoja al ritmo del viento, estarás cada vez más cerca de encontrar lo que buscas, solo debes tener calma, porque el viento depende de la estación y nada es para siempre
Si pudiera entender el movimiento de una hoja al ritmo del viento, estaría cada vez mas cerca, ¿pero por qué se siente cada vez más lejos?...

1 comment:

Hache said...

wow... esto deja demasiado en qué pensar.

salu2 nacho!